Mecanismo Del Parto Normal

clip_image007

El parto es uno de los momentos más esperados en la vida de unos padres, es el más importante tras el de confirmar si la mujer está embarazada o no, muchas madres llegan a este momento con más miedo que nunca.


Nosotros hoy estamos aquí para quitaros todas esas posibles dudas y miedos antes del gran momento y que podáis ir seguros y seguras y con todas las ganas del mundo a dar a luz a vuestro pequeño o pequeña!!

Si te interesa conocer más sobre el tema, sigue leyendo:



El proceso del parto natural se categoriza en tres fases: el borramiento y dilatación del cuello uterino, el descenso y nacimiento del bebé y el alumbramiento de la placenta. El parto puede verse asistido con medicamentos como anestésicos o la oxitocina, utilizada ante complicaciones de retraso grave de alumbramiento. Junto con la episiotomía, que es la incisión quirúrgica en la zona del perineo, todo esto no debe hacerse nunca de manera rutinaria, ya que el parto más seguro es el que evoluciona espontáneamente y en el que no se interviene innecesariamente.

En algunos embarazos catalogados como de riesgo elevado para la madre o el feto, el nacimiento ocurre por cesárea: la extracción del bebé a través de una incisión quirúrgica en el abdomen.

La tasa de mortalidad materna sin asistencia médica es de alrededor de 1 en 150. Por su parte, la tasa de mortalidad neonatal sin asistencia médica es mucho mayor y a tasa de morbilidad para ambos, es decir, enfermedad y secuelas, es evidentemente aún más elevada. Esto se constata observando las estadísticas históricas previas a la introducción de las técnicas de asepsia y antisepsia, así como el uso de líquidos intravenosos, transfusiones, antibióticos, oxitocina, antihipertensivos, cirugía y muchos otros procedimientos médicos.

Para que el parto sea normal, es preciso que el feto ofrezca sus menores diámetros a los mayores de la pelvis materna. Debido a que los diámetros mayores de la pelvis varían de acuerdo a los diversos planos por lo que tiene que pasar el feto a través del canal del parto, el feto debe realizar una serie de movimientos de adaptación y acomodación llamados movimientos cardinales, que son los siguientes:

-Descenso:

Se produce en todos los pasos del mecanismo del parto y es la condición indispensable para que salga el feto. Depende, fundamentalmente, de la contracción uterina que ejerce presión directa sobre el parte fetal que esté en el fondo, de la contracción de los músculos abdominales y del diafragma y, en menor grado, de la presión del líquido amniótico y de la extensión y estiramiento del feto.

-Flexión:

Se produce una vez que la cabeza, en su descenso, encuentra alguna resistencia, bien sea del cuello uterino o de las paredes y piso de la pelvis. El mecanismo por el que ocurre se explica por las leyes de palanca, debido a la forma en que la cabeza se inserta en el tronco, que obliga a la flexión, de tal manera que el mentón se pone en contacto con la horquilla esternal.

-Encajamiento:

Se considera que la cabeza fetal está encajada, cuando el diámetro biparietal del feto está a nivel del estrecho superior y la parte más saliente del feto llega escasamente al nivel de las espinas ciáticas. El encajamiento sucede en las últimas semanas del embarazo o puede no ocurrir hasta una vez iniciado el trabajo de parto.

-Rotación interna:

El feto desciende en posición oblicua o transversa hasta llegar al estrecho medio de la pelvis donde realiza una rotación.

-Extensión:

Es el producto de dos fuerzas: la de la contracción uterina, que empuja hacia abajo y afuera, y la del suelo perineal, hacia arriba y afuera, buscando el orificio vulvar. Debido a la ubicación de la vulva hacia arriba y adelante, la extensión debe ocurrir antes de que la cabeza alcance el orificio vulvar.

-Rotación externa:

Una vez que la cabeza está afuera, tiende a adoptar la misma posición que tenía antes de la rotación interna y, por eso, se llama también “restitución”. Se produce porque, en esos momentos, el diámetro biacromial (entre los dos hombros), se encuentra siguiendo los mismos movimientos que hizo la cabeza y se coloca en el diámetro antero-posterior del estrecho medio. De esta manera, habrá un hombro anterior, que es el que está en contacto con el pubis, y otro posterior, en contacto con la concavidad del sacro.

-Expulsión:

La expulsión de la cabeza es seguida por la expulsión de los hombros, primero el anterior, que aparece por debajo del pubis y luego el posterior, que distiende el periné. A continuación ocurre la expulsión del resto del cuerpo.