La Rubeola

1165023-N

Puede que muchos de vosotros ya conozcáis el significado de la palabra Rubeola pero tal vez el resto jamás hayan oido sobre ella, así que antes de explicaros toda la información que traemos hoy os definiremos brevemente de qué trata.


La rubéola, también conocida como sarampión alemán, es una infección en la cual se presenta una erupción en la piel. La rubéola congénita se presenta cuando una mujer en embarazo con rubéola se la transmite a su bebé que aún está en el útero.

Si quieres conocer más sigue leyendo:



Una persona con rubéola puede transmitirle la enfermedad a otras desde una semana antes de la aparición de la erupción hasta 1 a 2 semanas después de que esta desaparece. Debido a que la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (triple viral) se le administra a la mayoría de los niños, la rubéola es mucho menos común ahora. Casi cualquier persona que reciba la vacuna tiene inmunidad contra la rubéola. Inmunidad significa que el cuerpo ha creado defensas contra el virus de la rubéola.

En algunos adultos, la vacuna puede desaparecer. Esto quiere decir que no están totalmente protegidos. Las mujeres que puedan quedar embarazadas y otros adultos pueden recibir una dosis de refuerzo. Los niños y los adultos que nunca fueron vacunados contra la rubéola aun pueden contraer esta infección.


Los niños por lo general presentan pocos síntomas, mientras que los adultos pueden presentar fiebre, dolor de cabeza, indisposición general (malestar) y secreción nasal antes de la aparición de la erupción cutánea. Es posible que no noten los síntomas.

Otros síntomas pueden incluir:

-Hematomas (poco frecuente)

-Inflamación de los ojos (ojos inyectados de sangre)

-Dolor muscular o articular.

PRUEBAS:

Un exudado faríngeo o nasal se puede enviar para cultivo. Se puede hacer un examen de sangre para ver si una persona está protegida contra la rubéola. Todas las mujeres que puedan resultar embarazadas deben hacerse este examen. Si es negativo, recibirán la vacuna.

TRATAMIENTO:

No existe tratamiento para esta enfermedad. Tomar paracetamol puede reducir la fiebre y se pueden tratar los defectos que se presentan con la rubéola congénita.

PRONOSTICO:

La rubéola a menudo es una infección leve. Después de una infección, las personas tienen inmunidad contra la enfermedad por el resto de sus vidas.

COMPLICACIONES:

Las complicaciones pueden ocurrir en el feto si la madre resulta infectada durante el embarazo. Igualmente, se puede presentar aborto espontáneo o mortinato. El niño puede nacer con anomalías congénitas.

CUÁNDO ASISTIR AL MÉDICO:


-Es una mujer en edad de procrear y no está segura de haber sido vacunada contra la rubéola.

-Usted o su hijo desarrollan un dolor de cabeza fuerte, rigidez cervical, dolor de oído o perturbaciones visuales durante o después de un caso de rubéola.

-Usted o su hijo necesitan recibir la vacuna triple viral.

CÓMO PREVENIRLA:

Hay una vacuna segura y efectiva para prevenir la rubéola. La vacuna contra la rubéola se recomienda para todos los niños. Se administra rutinariamente entre los 12 y 15 meses de edad, pero a veces se aplica antes durante las epidemias. Una segunda dosis (refuerzo) se le aplica normalmente a los niños entre los 4 y 6 años. La triple viral es una vacuna combinada que protege contra el sarampión, las paperas y la rubéola.

A las mujeres en edad de procrear a menudo se les puede hacer un examen de sangre para ver si tienen inmunidad contra la rubéola. Si no están inmunes, las mujeres deben evitar quedar en embarazo durante 28 días después de recibir la vacuna. Las personas que no deben hacerse vacunar incluyen las mujeres en cinta.

EMBARAZADAS:

Cualquier persona cuyo sistema inmunitario esté afectado por cáncer, medicamentos corticosteroides o tratamiento de radiación.
Se tiene mucho cuidado de no aplicarle la vacuna a una mujer que ya esté en embarazo. Sin embargo, en los casos raros en donde se ha vacunado a mujeres embarazadas, no se han detectado problemas en los bebés.