El Día del Parto

casi

Ya llegó el día! Al fin después de meses y meses de duras noches sin dormir, miles de mareos o dolores de barriga e incluso de espalda, llega el día en que por fin podéis ponerle cara a vuestro tan esperado bebé.


En este momento son los dos, tanto el padre como la madre, los que sienten esos nervios de si todo va a salir bien o no, pero sobretodo la madre es quien más dudas tiene ya que es la que va a participar en el acto.

Pues bien nosotros queremos que os quitéis estos miedos y nervios y conozcáis más sobre este gran día, si os interesa seguir leyendo:



Lo primero de todo es el momento en el que te das cuenta que vas a dar a luz. No esperes más para llamar a tu médico, sea de día o de noche, cuando:

-Las contracciones se produzcan a cada 5 o 10 minutos.
-Rompas la placenta y salga un líquido de color marrón verdoso oscuro con manchas.
-Notes manchas de sangrado vaginal.
-No puedas caminar ni hablar durante las contracciones.
-Notes algo de dilatación.

¿Cuánto puede durar mi parto aproximadamente?

El proceso de parto suele durar de 8 a 12 horas, aunque existen excepciones. Todo depende del estado de la mamá y del bebé. El trabajo de parto se inicia con las primeras contracciones provocadas por el borramiento del cuello uterino hasta que desaparece por completo. Las contracciones suelen ocurrir cada 20 o 30 minutos, y tienen una duración aproximada de 15 a 20 segundos cada una. Una vez desaparecido el cuello del útero, las contracciones aumentan debido a la dilatación progresiva del cuello que deberá presentar una apertura máxima de 10 cm para que pueda dar paso al bebé. Hasta que el bebé salga, este proceso suele durar aproximadamente de 6 a 8 horas, dependiendo si es o no el primer parto de la madre.

El momento de las contracciones:

Una vez que se ha iniciado el proceso de dilatación del cuello uterino, generalmente, es normal empezar a sentir contracciones suaves cada 10 o 15 minutos, con una duración media de 20 segundos. En este momento, la abertura de tu útero será de casi dos centímetros. Las contracciones siguen, y se van intensificando. Suelen obedecer al siguiente ritmo:

-Contracciones a cada 5 minutos, con duración entre 30 y 40 segundos, dilatación de casi 5 cm.
-Contracciones a cada 3 o 4 minutos, con duración de 40 a 45 segundos, dilatación de unos 6 cm.
-Contracciones a cada 2 o 3 minutos, con duración de 45 a 50 segundos, dilatación de 8 cm.
-Contracciones a cada 1 o 2 minutos, con duración de aproximadamente 1 minuto, dilatación de casi 10 cm. Cuando llegues a esta etapa, tendrás poco tiempo entre una contracción y otra para recuperarte. Puedes sentir una sensación de calor, estiramiento y ardor en la vagina, acompañado de sudoración alrededor de la boca.

La situación clave, el último proceso, LA EXPULSIÓN:

Cuando el cuello alcance los 10 cm de dilatación, se inicia el proceso de expulsión del bebé. Las contracciones se alejarán y se presentarán cada 2 o 3 minutos. Seguramente el médico, cuando estés preparada, te pida que hagas pujos para empujar el bebé hacia el exterior. En esta fase, la cabeza del bebé penetra en el canal de parto y va bajando hasta el periné realizando un movimiento de rotación interna.

Cuando el médico consiga ver 3 o 4 cm de la cabeza del recién nacido, te practicará, si necesario, la episiotomía (un corte en la zona del periné a la entrada de la vagina) para facilitar la salida del bebé, y evitar desgarres por el esfuerzo y la presión del bebé. El médico te pedirá que continúes empujando a tu bebé y, una vez que salga un hombro y luego el otro, el resto del cuerpo saldrá sin esfuerzo por sí mismo. Y en este momento sentirás dolores, pero el sentimiento de alivio será intenso y podrás disfrutar de la alegría porque, ¡tu hijo acaba de nacer! El parto se termina con la expulsión de la placenta.

Esperemos que toda esta información os haya servido de ayuda para así estar más preparados en el gran día como es el día del parto, para una información extra os dejamos aquí un vídeo donde podéis encontrar muchas más cosas. Como por ejemplo, algo muy importante y que muchas madres primerizas siempre se olvidan ya sean por las prisas o los nervios es la bolsa para el bebé.

No es solo necesaria una vez estemos en casa o vayamos a algun lugar con nuestro bebé sino que el día del parto ya se necesita tener presente, y siempre bien prepara para cualquier tipo de percance que se nos aparezca!!