6 Meses de Embarazo

Captura de pantalla 2017-09-26 a las 09.07.41
El sexto mes de embarazo comprende las semanas entre la 21 y la 24 de gestación. Estamos finalizando el segundo trimestre para dar la bienvenida al tercer y último trimestre de este precioso viaje...

Hemos pasado 6 meses con nuestro bebé y ahora vamos a afrontar la recta final, nos morimos de ganas de que llegue el día "D" para poder coger a nuestro bebé en brazos y decirle al oído todo lo que le hemos susurrado en este tiempo. Cada vez falta menos para que nuestras vidas cambien por completo, entre el miedo y la ilusión siguen pasando los días hasta que por fin llegue el momento del nacimiento.

Por nuestra parte, nos encontramos mucho mejor, la mujer se encuentra más cómoda, nos gusta presumir de barriga, incluso nos vemos guapas!! sin embargo, los cambios siguen sucediendo tanto para la mamá como para el bebé. Entre las cosas menos bonitas que podemos decir es que pueden aparecer estrías producidas por el aumento de la barriga, pero sabiendo que eso sí o sí va a suceder, no dejes de hidratar la piel para evitar en la medida de lo posible que las estrías dejen las mínimas huellas. Por otra parte, pueden aparecer manchas en nuestra piel producidas por el aumento de estrógenos, estas hormonas activan a los melanocitos que son las células que producen la melanina. Pero no te sientas un bicho raro!! eso es algo común en las embarazadas, estas manchas son conocidas como cloasma o máscara del embarazo.



Notas que tienes más ganas de orinar? tranquila, es normal, esto es debido a que el bebé cada vez va creciendo más y el peso también hace que ejerza más peso sobre la vejiga por lo que las ganas de orinar son mucho más frecuentes. Por otra parte, puedes sentir más dolor de espalda y eso es debido, al peso del propio bebé, pero también hay que sumar el peso del líquido amniótico y el peso de la placenta por lo que todos esos factores hacen que nuestra espalda sufra más de lo normal.

Hasta el momento, siempre que hablemos de una gestación normal ya nos habrán hecho dos ecografías, una por cada trimestre, en breve nos realizarán la última o una de las últimas, ya que todo dependerá de cómo sigue avanzando nuestro embarazo. Una de las pruebas más comunes en este momento es el test de O´Sullivan, esta prueba se realiza en torno a la semana 24 de gestación y nos servirá para detectar una diabetes gestacional. Sobre este tipo de diabetes hemos hablado en muchas ocasiones, y a pesar de que se desconoce la causa exacta de esta patología, se cree que puede venir determinada por los grandes cambios hormonales que nuestro cuerpo sigue experimentando.

En qué consiste esta prueba? seguramente que muchas amigas o familiares te han hablado sobre esta prueba. No es nada dolorosa lo cual ya nos quita un peso de encima, sin embargo, es una prueba un poco engorrosa ya que hay que tomar una solución exageradamente azucarada y que no es muy agradable de tomar ya que nos puede producir arcadas y ganas de vomitar, por lo que hay que tomarla con sorbitos pequeños, sin prisa pero sin pausa. Nos tomarán una prueba de sangre antes y otra después de tomar dicha solución con el fin de medir el nivel de glucosa en sangre, en función del resultado sabremos si padecemos diabetes gestacional o no, o si estamos ahí, ahí... por lo que en cualquier caso se recomienda tomar ciertas precauciones con nuestra dieta desde este mismo momento.



- Si el test es negativo significa que el nivel de glucosa en sangre es inferior a 140 mg/dl.
- Si el test es positivo significa que las dos analíticas realizadas sobrepasan los 140 mg/dl, en este caso se volverá a realizar una segunda prueba llamada "test de tolerancia oral a la glucosa".
- Y ya directamente cuando el resultado indica valores superiores a los 200 mg/dl nos encontramos ante un claro caso de diabetes gestacional.

Y qué le pasa al bebé en este momento?



Pues se encuentra mucho más activo, notamos los movimientos con más intensidad. Su médula ósea ya está suficientemente desarrollada y ahora es la que se ocupa de producir los glóbulos rojos. Nuestro bebé pesa en torno al medio quilo y el vérnix caseoso que recubre su cuerpo y protege su piel es más que evidente. Por su parte, el iris aún no está pigmentado, por lo que todavía no se sabe qué color tendrán los ojos del futuro bebé. Poco a poco le va saliendo pelo en la cabeza. Mientras tanto, su esqueleto se sigue desarrollando, el tejido cartilaginoso que forma su esqueleto inicial continúa transformándose en tejido óseo mediante un proceso denominado calcificación. Este proceso durará hasta varios años después del nacimiento. Empiezan los primeros movimientos de respiración aunque el oxígeno lo recibe a través del cordón umbilical. A excepción de la vista, casi todos sus órganos sensoriales han alcanzado un alto grado de madurez. Nuestro bebé empezará a aprender a abrir y cerrar los ojos.